‘Garganta’ es como un alimento crudo

Hablamos con Daniel Abreu (La Matanza de Acentejo, 1976), uno de los coreógrafos españoles destacados de los últimos tiempos, no en vano recibió recientemente el Premio Nacional de Danza, a propósito del estreno de ‘Garganta’, una pieza creada para el Festival FAM junto a Tenerife Danza Lab.

Este Sábado en el FAM estrenas nueva pieza, creada en el Auditorio con Tenerife Danza Lab. ¿cómo valoras esta primera relación con el Laboratorio, satisfecho con los resultados?

Ya llevábamos un tiempo tratando de buscar la manera de hacer algo, había muchas ganas. Me llevo una enriquecedora y bonita experiencia. El trabajo estas siete semanas ha sido muy intenso y me llevo mucho. Hemos ido directos a la búsqueda de un trabajo escénico, y esto aunque enriquecedor es al mismo tiempo estresante. El equipo es muy potente e interesante para cualquier coreógrafo, estoy feliz por ello. A lo que se une la calma y las ganas de volver a trabajar en mi tierra. Respecto a si me quedo satisfecho con el resultado diría que siempre falta tiempo para redondear las cosas como me gustaría, soy crítico con lo que dirijo y me cuesta dejarme en paz, junto a un sentimiento de plenitud con escenas que me parecen bellísimas. Esto es lo que se da siempre, la presión frente a escenas que me ponen los pelos de punta. Hay momentos del trabajo que me parecen sublimes, y son de los que quedan en la memoria y a pesar de haberlos repetido tanto me siguen emocionando igual. Cuando esto se da todo cobra sentido.

En la info de la pieza comienzas con una cita, “Hay gente que inspira poesía, porque son poesía”. Háblanos de la poesía de la pieza, de cómo te has planteado mostrar en escena ese algo inmaterial y mágico…

Sería injusto mirar este trabajo o cualquiera de los míos, esperando buscar la lógica que nos enseña la narrativa convencional. Es más amable envolverla en ese halo de la poesía que habla más de lo que pasa por dentro y cuya lógica es más de lo humano. Pude compartir intensas charlas estos últimos meses con personas que se les atragantaba la experiencia de la vida, y se sentían como divididos entre la cabeza y el deseo. Me apropié de esa ruptura y de esas emociones y las puse ahí con un orden que al final ha decidido el propio ritmo del trabajo. Yo diría que ‘Garganta’ es como un alimento crudo, con sus texturas y nutrientes, sin aditivos, pero no es duro, es solo natural y se nota cuando uno lo traga.

Y de la propia expresividad de la pieza, que podemos esperar ¿algo muy visual? ¿muy físico? ¿emocional?

Hay de los tres. El material coreográfico exige a los bailarines una fisicalidad extrema en muchos casos, muchos cambios y mucha preparación muscular. Elementos visuales siempre hay, es muy sutil en los cuadros, es la imagen quien sostiene desde la composición global al detalle; exige ser observador de una película muda que no deja de comunicar. Lo emocional siempre lo dejo para el público, todo está para que sea él quien se emocione si es que tiene que hacerlo. Dentro no nos cabe, y hablo mucho de que el intérprete no tiene que emocionarse; imagínate que en cada ensayo tengamos que revolver las emociones, sería un caos rotundo, y se convertiría en un proceso terapéutico. Yo juego con los tres mundos, pero la pieza está recién parida como para ver en qué mundo se mueve.

abreu

En estos tiempos agitados, y en relación con el título de la obra: ¿Qué le hace tener un nudo en la garganta hoy en día?

Pues como comentaba antes me encontré en varias conversaciones donde la vida estaba atragantada. En general veo falta sobretodo de esperanza a los sueños. A veces aceptar la vida tal cual es nos produce nudos, no solo en la garganta, sino en todo el cuerpo. La cabeza quiere algo y mi cuerpo otra, en algún lugar se da la lucha.

A mi personalmente se me atragantan “los malos”. Como a todos la corrupción y la injusticia. Se me atragantan los que van de buenos con excusas y no hacen mucho más, quien no escucha y sólo habla, sobretodo estos, los que sólo hablan. Pero en esta obra, en ‘Garganta’, se atraganta el amor, no entendido únicamente como relación afectiva de una pareja convencional, sino de personas que se encuentran por mucho o poco tiempo.

Últimamente has tenido ocasión de actuar varias veces en Tenerife… ¿te ha llamado la atención algo especialmente en la escena local?, ¿mantiene en tu opinión cierta vitalidad, hemos avanzado como público?

Me sorprende la cantidad de público. Hay una actividad cultural considerable. Pasan muchas cosas en la escena y se da mucha sensibilidad por parte de creadores y públicos.  La facilidad para apreciar el hecho artístico está ahí. Echo de menos mayor publicidad de lo que pasa. Veo la gran actividad que ha hecho estos años, y que sigue haciendo, el TDL y me parece admirable. Mucho de este cambio se lo debemos a ellos, también al Teatro Victoria, al Leal Lab y a las instituciones que no solo siguen apostando por la cultura popular, sino que han abierto las puertas al presente y al futuro de la escena. Todavía falta estar a la altura de los carnavales. Pero sí que hay mucha vitalidad, y eso lo da el espíritu.

Después de recibir el Premio Nacional de Danza y la perspectiva de estos meses, puedes apreciar una repercusión en tu carrera, sobre todo en cuanto a demanda de colaboraciones y propuestas de creación y experiencias con otras compañías y artistas, como ha sido el caso aquí con FAM y Tenerife Danza Lab?

Aún es pronto para ver si este premio ha tenido alguna repercusión que produzca un cambio a nivel de colaboraciones artísticas. La colaboración con el TDL ya venía de antes y estoy feliz de que se dé con el premio a cuestas. Lo que está pasando a nivel laboral viene como consecuencia de años previos. Parecería que hay un escalón pero es un escalón ficticio. En la danza de este país no sé si hay nada más arriba que acoja a la danza contemporánea sin luchas absurdas con programadores. Tenemos que seguir luchando igual, y se me ha dado alguna situación paradójica que me reservo por discreción y respeto hasta que por si sola salga, si es que tiene que hacerlo. El premio ha dado un reconocimiento a años previos, pero de momento nada más. De momento parece el Minuto de Gloria. Yo sigo trabajando el mismo número de horas o más, y peleando por lo mismo.  Ver la realidad cruda, y ver que el nivel de explotación va a seguir siendo igual de alguna forma da mucho que pensar y que preguntar a quienes tienen las respuestas. Yo está claro que no las tengo, en todo caso opiniones.

Se habla mucho desde hace un tiempo de la relación entre Turismo y Cultura, y nosotros mismos nos esforzamos en destacar asuntos de Tenerife que consideramos fenomenales. ¿Cómo ves estas iniciativas? ¿realmente se puede reforzar la oferta turística con propuestas culturales que atraigan más visitantes y al mismo tiempo favorezcan el crecimiento de la escena local?

Me parece fenomenal esto que estáis haciendo. La mayor parte del turismo que viene aquí, viene desde países donde la oferta cultural es constante y en abundancia. Son personas que consumen arte, así que mucho trabajo ya está hecho, si la agenda les llega estoy seguro que haría más rica su estancia aquí. Pero también para los habitantes de la isla, no nos hemos quedado atrás en intereses, el sol y la playa están todo el año. Claro que igual somos más complicados y preferimos viajar a Madrid para ver un musical, a coger el coche o la guagua para ver algo igual de interesante aquí. No sé donde se escapa la energía, si es que esto ocurre. Aún así como he comentado antes, la oferta cultural que hay ha crecido mucho en estos últimos años, mi respeto y admiración a aquellos que lo han hecho posible. Tenerife se lo merece, yo soy de aquí y me gusta pensar eso.

Submit a comment